Policiales

Arranca otro juicio contra Miguelón, su banda y su pareja, señalada como la entregadora de quien fue asesinado

Miguel “Miguelón” Figueroa, recientemente condenado con la pena máxima por el doble crimen con el que vengó la muerte de su hermano, muy pronto volverá a ocupar el banquillo de los acusados en un juicio que hasta ahora, aparece dominado por las incógnitas.

Todos se preguntan si quien es sindicado como un peligroso narco de Villa 9 de Julio, se hará cargo de otro crimen, esta vez para salvar a su ex pareja y madre de su undécimo hijo; si ella, Jimena Fernández, se atreverá a señalar a su ex como autor intelectual del homicidio para aliviar su comprometida situación procesal; Si Miguelón se convertirá en el primer tucumano que recibe dos perpetuas en menos de un mes; incógnitas que comenzarán a despejarse desde esta lunes cuando arranque el juicio por el crimen de Ramiro Ledesma, ocurrido hace casi tres años en el norte de San Miguel de Tucumán.
El caso tuvo como particularidad el tiempo que tardó en difundirse, luego de que el 13 de marzo, se informó que un joven había recibido seis disparos de arma de fuego en una esquina de Villa 9 de Julio.
Por las graves lesiones que sufrió, murió al día siguiente en el hospital Centro de Salud, en lo que hasta ahí, era una de las tantas muertes que se registraban en ese sector de la capital tucumana, pero que con el correr de los días puso en alerta a a los pesquisas, en la medida en que surgían indicios de que detrás de la violenta muerte había algo más.

“Miguelón” fue señalado como el autor intelectual del crimen de Ledesma por los investigadores que apuntaron a su pareja  como la posible entregadora. Alexis “El Sucio” Íñigo, creen, ofició como sicario, al haber recibido $ 50.000 (unos U$S 150) para concretar la ejecución.

El avance de las averiguaciones permitió teorizar que este ataque era una suerte de complemento de la cruenta venganza que había ordenado el supuesto narco tras el asesinato de Gonzalo Figueroa, ocurrido el 15 de diciembre de 2020.

La vendetta se puso en marcha el 18 de diciembre, cuando “Miguelón” se presentó en Blas Parera al 500 junto a otras tres personas que no fueron identificadas y abrieron fuego contra un grupo de jóvenes que estaban en el lugar.
En lo que después se conocería como “La masacre de la Porotiada” , fallecieron Gabriel Amaya Leonardo Sepúlveda y resultaron heridos Maximiliano LimdónFranco Galván G.G (un niño de 12 años). el doble crimen por el que “Miguelón” fue condenado a perpetua hace apenas unos días.


Los familiares de la víctima señalaron que Ledesma se salvó de la muerte en aquel ataque de manera casi milagrosa, ya que en el momento  en que se presentaron los sicarios, él había ingresado al baño de la vivienda.

La investigación del crimen de Ledesma fue dirigida por el fiscal de homicidios, Ignacio López Bustos, quien cuando concluyó la instrucción sostuvo que Fernández citó a Ledesma para un encuentro amoroso, afirmando que debían juntarse en la esquina de Blas Parera y Justo de la Vega.

Cuando caminaba junto a su primo Ricardo Soria por Blas Parera al 500 (lugar donde se registró “La masacre de la Porotiada”) fueron abordados desde un vehículo que, se cree, era conducido por “Miguelón”, llevando con él a Íñigo (en el asiento del acompañante), a Fernández (en el asiento trasero) y a otro hombre que nunca fue identificado.

Al descubrir a Ledesma, la joven descendió y lo señaló, Íñigo bajó del rodado y efectó varios disparos, de los cuales seis proyectiles impactaron en el cuerpo de quien era el objetivo del ataque.

Los asesinos huyeron del lugar y fueron declarados prófugos hasta que fueron atrapados. “El Sucio” fue atrapado a los pocos meses y enjuiciado; Fernández cayó en un control policial en el que Figueroa dijo haber pagado para fugarse; y “Miguelón” finalmente fue detenido en Salta, en diciembre de 2022.

La audiencia por el crimen estará marcada por un fuerte operativo de seguridad. Luego de que “Miguelón” fuera acusado de amenazar a los fiscales Carlos Sale -intervino en el primer debate- y López Bustos (sostendrá la acusación acompañado por la auxiliar Julieta Molé) y personas que debían declarar en el debate.

El comienzo del debate, como ocurrió en el primer juicio contra el supuesto narco, tendrá una apertura simbólica. Los fiscales del Centro Judicial Capital se sentarán en la sala como muestra de apoyo a su colega.

“Estamos pensando en nuestra estrategia. Todavía no tenemos nada decidido”, aseguraron Florencia Abdala Camilo Atim, que defenderán a Fernández. Macario Santamarina, representante de Figueroa, tratará de revertir la acusación sosteniendo que no hay pruebas en su contra y que en la etapa de instrucción no fue reconocido por los testigos. Los acusadores creen que esa situación se puede revertir en las audiencias.

Como querellantes oficiarán las defensoras oficiales Claudia Longo y Teresita Mendilaharzu. El tribunal estará conformado por Elizabeth RaddiFederico Moykens Fernando Zóttoli Ortiz y se estima que el juicio se extenderá por 10 días, plazo que deberá alcanzar para que se todos los interrogantes obtengan respuesta.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior