Actualidad

Cómo impactó el atentado en la imagen de Cristina Kirchner y en la intención de voto 2023

Es un estudio nacional de Trespuntozero. Los números generales y según la afinidad política.

Pese a la imagen del arma gatillando a centímetros de la cara de la vicepresidenta Cristina Kirchner, un sector de la sociedad mantiene dudas y sospechas. Esa es una de las primeras conclusiones de una encuesta nacional que Clarín adelanta este miércoles. Coincide con otros estudios preliminares. Pero el nuevo sondeo avanza un poco más: mide cómo impactó el atentado en la valoración que tiene la opinión pública de la vicepresidenta e incluso si hubo movimientos en la intención de voto 2023.

El relevamiento, de 1.650 casos a nivel nacional, es de Trespuntozero, una consultora que tiene clientes a ambos lados de la grieta. ¿Ejemplos? Hizo trabajos para el Gobierno nacional y para el PRO. Lo dirige la analista Shila Vilker, de habitual presencia en los medios.

El primer cuadro es una muy sintomática nube de palabras, donde se ve claramente la influencia de la grieta. El gráfico de los votantes de Macri-Pichetto está pintado de amarillo y allí se destacan “circo”, “mentira” y “teatro”. El de los votantes de los Fernández es azul y prevalecen “odio”, “violencia” y “locura”. Todo una definición de lo que piensan en cada bando.

La mirada sobre el hecho

Como vienen haciendo otras consultoras, Trespuntozero pregunta de arranque sobre el episodio en sí y las motivaciones del ataque. El descreimiento de un amplio sector de la sociedad es llamativo.

“¿Cuál de las siguientes frases se acerca más a su opinión sobre el hecho?”, plantea primero la consultora y un 53,6% responde que cree que fue “un hecho inventado usado por Cristina Kirchner para victimizarse”, contra un 30,8% que lo considera “un intento de asesinato” contra la vice. Lo curioso es que dentro del electorado oficialista, un 24,4% dice que fue “inventado”.

Luego sigue: “¿En su opinión el agresor que intentó dispararle a Cristina Kirchner es.?”. Ahí las opiniones están más divididas: para un 42,1% es “una persona totalmente desequilibrada” y para un 27,6%, “una persona incentivada por los discursos de odio de opositores y periodistas”.

Dato de contexto para los dos planteos: el relevamiento se hizo antes de que se conocieran las pruebas que para la Justicia ratifican que el ataque estaba planeado.

El impacto en la imagen y los votos

Después sí, el estudio se mete en el impacto del ataque en la opinión pública, ahora y de cara al 2023. “¿Luego del hecho, la imagen que usted tiene de Cristina Kirchner.?”, pregunta. Y aquí también parecen haberse reafirmado opiniones, lo que en el balance no es bueno para la ex mandataria.

En el medio de las respuestas, un 19,7% asegura que su imagen sobre la vice “sigue igual de bien” y un 16,9%, que “sigue igual de mal”. Pero en los extremos, sólo 11,2% responde que “mejoró” contra un 45,3% que contesta que “empeoró”. El 6,9% “no sabe”.

En el análisis más fino, otra vez lo que llama la atención es el desglose en el electorado que votó a los Fernández en 2019: un 62,4% se agrupa en la parte positiva del impacto (“igual de bien” o “mejoró”), pero un 32,3% queda del lado negativo (“igual de mal” o “empeoró”).

En cuanto a la intención de voto, no se ven grandes movimientos, lo cual tampoco es bueno para el oficialismo. Por un lado, un 6,1% “antes pensaba votar por el Frente de Todos pero ahora piensa votar por la oposición”; por el otro, un 4,3% “antes pensaba votar por la oposición pero ahora piensa votar por el Frente de Todos”. Casi que se neutralizan.

Pero lo que queda afuera, tiene balance claramente en contra para el Gobierno: un 44,5%, “antes pensaba votar por la oposición y luego del hecho sigue pensando lo mismo”; contra un 20,2%, que “antes pensaba votar por el Frente de Todos y luego del hecho sigue pensando lo mismo”. Completa 24,9% de “no sabe”.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior