Policiales

Detuvieron al delegado de Villa de Medinas Diego Figueroa

Los vecinos de la comuna de Villa de Medinas, departamento de Chicligasta, fueron sorprendidos por la detención del delegado comunal

Lo que en principio,  fue tomado por muchos como una cuestión política, tanto que varios lugareños intentaron evitar el procedimiento contra el funcionario, que está sindicado como el líder de una organización responsable de un secuestro en los últimos días del año pasado en el sur tucumano.

El 22 de diciembre de 2022, los hermanastros V.G. y F.F., oriundos de Aguilares, hijos de un reconocido comerciante de esa ciudad, abordaron un auto rural conducido por J.O. para dirigirse a Alberdi, donde se iban a encontrar con una mujer que les abonaría la compra de materiales de construcción que había adquirido en el local familiar.

Cuando llegaron al lugar acordado, nunca se presentó la supuesta compradora, pero sí notaron la presencia de un auto oscuro, del que descendieron varios hombres armados. Los redujeron a los golpes a los tres y, después de transitar por varios lugares de la zona durante unos minutos, fueron trasladados a un galpón desconocido.

A las pocas horas, el padre de los hermanastros comenzó a recibir llamadas de los captores, que le exigieron la entrega de $ 9 millones para que dejarlos en libertad. Después de largas negociaciones, las víctimas fueron dejadas en libertad horas después.

La denuncia fue radicada por la madre de los jóvenes ni bien se enteró de lo que había sucedido. Al confirmarse que se había tratado de un secuestro extorsivo, tomó intervención en el caso el fiscal federal Agustín Chit. Con la secretaria Julia Vitar dieron intervención a los especialistas del Departamento Antisecuestros Norte de la Policía Federal.

Durante semanas los investigadores trataron de identificar a los autores. Cuando consiguieron los datos, iniciaron la etapa de recolectar las pruebas en contra de los sospechosos.

Según las fuentes, los acusados cometieron un error que los perdió: no sólo se quedaron con el celular de una de las víctimas, sino que lo siguieron utilizando. Esa fue la pista clave que les permitió a los investigadores llegar hasta los acusados de cometer el delito.

Con la información de ese teléfono, lograron ubicar dónde estuvieron el día en el que se cometió el hecho y establecer quiénes eran los que podrían haber participado. Por esa razón solicitaron pedidos de allanamiento y órdenes de detención en contra de los acusados.

Las medidas se concretaron el miércoles antes de que amaneciera. Los federales se presentaron en la casa del delegado comunal, donde lo detuvieron junto con su hijo, cuya identidad no trascendió por el momento. “Cuando estábamos concretando esa medida, en el lugar se presentaron varios vecinos tratando de impedir que lo arrestáramos. Hubo como una manifestación, pero al explicarles cuál era el motivo de nuestra presencia en el lugar, paulatinamente se marcharon hacia sus hogares”, destacó una fuente policial.

Pero ese no fue el único problema que afrontan los miembros de la fuerza. Otro de los acusados se ocultó en un cañaveral acompañado con dos hombres que estaban armados con machetes. “Al principio no querían saber nada con entregarlo, pero cuando se dieron cuenta de que estaban rodeados y que sus vidas corrían peligro si no deponían su actitud, decidieron rendirse y logramos cumplir con su detención”, explicó el mismo vocero.
Las autoridades confirmaron que en los allanamientos secuestraron varios teléfonos celulares entre los que se encontraría el de la víctima. “Creemos que tenemos fuertes pruebas en su contra”, indicó un investigador.

Por lnoche se supo que la abogada Paula Morales Soria asumirá la defensa de Figueroa.

El pueblo de Medinas, ubicado a 11 kilómetros al sudeste de Concepción, por la ruta 329, se estremeció con este caso policial y que causó un importante impacto en lo institucional. La detención de su delegado comunal se concretó a poco más de una semana de celebrar su tradicional fiesta de la Virgen de la Merced. La fiesta patronal convoca a miles de fieles de distintos puntos de la provincia que llegan en procesión a pie.

“Fue una invasión de federales que se desplegaron en el domicilio de Figueroa, próximo al hospital, y de otros cuatro hombres de su entorno, uno de los cuales es conocido como ‘Toro Chuleta’. Nadie puede creer que se lo haya detenido a Diego. No parecía un mal tipo”, dijo un vecino que prefirió no identificarse.

De acuerdo con lo que contaron sus vecinos, antes de ser electo comisionado por primera vez, Figueroa fue empleado del ingenio La Trinidad, luego se dedicó al negocio de la comercialización de azúcar. Cuando advirtieron lo que estaba pasando, muchos creyeron que el operativo podía deberse a cuestiones vinculadas con esa actividad. Nadie imaginó que el delegado recientemente reelecto, estaba relacionado con un crimen de semejante gravedad.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior