Policiales

El asesino del policía recibió una gravísima imputación y cumplirá seis meses de preventiva en Villla Urquiza

Por el hecho ocurrido el pasado martes 4 de julio, en avenida Circunvalación altura barrio Las Piedritas, este viernes el Ministerio Público Fiscal (MPF) imputó a “Edgar”, de 21 años, por el delito de homicidio agravado criminis causa y por la condición de policía de la víctima, en concurso ideal y en calidad de autor, en perjuicio de Ramón Antonio Sánchez (44 años).

Por delegaciones del titular de la UFI, Carlos Sale, el auxiliar de fiscal, Miguel Fernández, formalizó los cargos en su contra y se refirió a las pericias realizadas por el Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), entre ellas, el informe preliminar de autopsia que establece que la víctima, de 44 años, murió de un shock hipovolémico secundario a un traumatismo abierto de abdomen.

De acuerdo a la teoría del caso, el hecho ocurrió el pasado martes, a las 19:30 horas aproximadamente, cuando la víctima caminaba por la avenida Circunvalación a la altura del barrio Las Piedritas, junto a su motocicleta (modelo Tornado de color negro) cuando fue abordado por el imputado con un arma de fuego para que le haga entrega de su pertenencias.

Ante la resistencia del efectivo policial, quien se opuso, se produjo un forcejeo, circunstancia en la que el malviviente le quitó la motocicleta y el bolso para luego realizarle seis disparos que impactaron en distintas zonas de su cuerpo. Finalmente, fue trasladado al Hospital Centro de Salud donde posteriormente falleció.

Cuando se mencionaron las evidencias, el investigador se refirió al arma secuestrada (revolver calibre 38) en el asentamiento de Los Vallistos y la recolección de manchas pardo rojizas.

“Hemos tenido en cuenta la calidad de empleado policial y donde le impactaron los seis disparos. Era una persona que caminaba por ahí, lo que aumenta la indefensión y la posibilidad de ser auxiliado ante el abordaje intempestivo. Hay una extensión del daño donde dos hijos chicos han perdido a su padre. Se actuó con una violencia desmedida y con una displicencia del valor vida. Es un delito grave. Ya posee una condena de tres años de ejecución condicional”,
 comentó Fernández.

A raíz de los dichos por parte de los defensores del imputado (quien se negó a declarar) sobre la actuación policial, el juez actuante ordenó remitir copia del registro de audiencia a la Unidad Fiscal de Decisión Temprana.

Al momento de dirigir unas palabras, la hermana de la víctima dijo: “Que se haga Justicia porque sé que la gente tiene temor a esta familia de delincuentes. Hay gente que tiene temor de hablar y les pido que hagan Justicia por mi hermano. Que no haya más Ramón Sánchez”.

Seguidamente, el representante del MPF se refirió a los riesgos procesales (peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación) y solicitó la prisión preventiva por el plazo de seis meses. Finalmente, el magistrado dispuso hacer lugar al requerimiento de la Fiscalía y el traslado inmediato del encartado desde su actual lugar de detención al servicio penitenciario de Villa Urquiza.

Tareas pendientes

“No hemos podido recuperar el arma que tenía el empleado policial. Tenemos testigos de identidad reservada quienes han expresado un temor, no sólo por vivir en el mismo Barrio sino por la actividad que realizaría la familia del imputado (narcomenudeo) y, por ello, el temor de los que residen ahí. Una de ellas hizo mención que a una familia las obligaron a retirarse del lugar. Entre las evidencias falta el estudio de la información de los celulares secuestrados (seis), relacionados a sus parientes. La declaración en Cámara Gesell, la comparación balística y ADN de toque”, agregó el Auxiliar de Fiscal.

Condena reciente

“Edgar” posee una condena anterior, dictada el 17 de febrero del corriente año, a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional por el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego cuya operatividad no puede por tenerse por acreditada, en calidad de autor.

Este ilícito ocurrió el 9 de febrero del corriente año, siendo las 16:15 horas aproximadamente, cuando el imputado se acercó a la víctima quien se encontraba detenido con su camión Ford modelo Cargo sentado como conductor en la banquina de la avenida Circunvalación a la altura del barrio “Las Piedritas” de esta ciudad capital.

Luego, el acusado se acercó al vehículo por la puerta del conductor y con un revólver color gris oscuro (aparentemente de fuego) apuntó a través de la ventanilla bajada a la cabeza del chofer y le dijo: “Entrégame ya el celular”, por lo que la víctima le dio su teléfono, siendo que a continuación le exigió gritando: “Te voy a matar hijo de p…, dame la billetera”, razón por la cual le entregó y en cuyo interior contenía la suma de $20.000 y documentación personal variada.
Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior