ActualidadCasa Rosada

Fernández aprovechó el triunfo de Quintela para sostenerse en la interna oficialista

El presidente Alberto Fernández visitó La Rioja con la excusa de recorrer obras públicas que se están desarrollando en rutas nacionales. En rigor de verdad el jefe de Estado fue a celebrar, y tratar de capitalizar, la reelección conseguida este domingo por su amigo, el gobernador local, Ricardo Quintela.

En ese contexto, hubo un acto, donde además de discursos se desarrolló una rueda de prensa. Entre otros puntos, Fernández destacó el triunfo del peronismo y reiteró sus críticas hacia el líder de La Libertad Avanza, Javier Milei. Además hizo referencia a su accionar en el marco del proceso electoral que ya comenzó de cara a las elecciones nacionales de este año. El titular del Poder Ejecutivo Nacional, quien resignó el intento de ir por otro mandato, aseguró que no se bajó de ningún lado.

“Bajarse es irse a la casa, yo soy militante y presidente, mi mayor obligación es trabajar en los problemas que tiene la Argentina”, apuntó Fernández, y amplió que “si yo me encierro en una campaña iba a tener que dividir mi tiempo, y lo que quiero es que el Gobierno resuelva los problemas para que los argentinos voten al compañero o compañera que me suceda”.

En esta línea, garantizó: “No me bajé de mi puesto de lucha, entendí que mi puesto de lucha es ser Presidente de la república”. En otro orden se refirió a la definición de candidaturas dentro del Frente de Todos y se pronunció a favor de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias.

“Mi tarea es mantener unido al peronismo y garantizar transparencia en ese proceso”, aseveró, y resaltó la necesidad de “estar unidos, como se hizo en La Rioja, para enfrentar a los que siempre trabajan para ganar y lucrar en su propio beneficio”.

“Todas nuestras aspiraciones tienen que pasar a un segundo plano, dejamos una argentina sembrada”, afirmó. En relación al resultado electoral en esa provincia, el Primer Mandatario destacó el triunfo de Quintela e hizo mención en el desempeño de Martín Menem (sobrino del ex presidente argentino), dirigente que compitió en representación de Milei.

“Que podamos reafirmar la democracia, como se reafirmó, es importante; se escuchan voces que dicen que la democracia no es el modo, el camino. Es un tiempo donde se vuelve a hablar que los derechos pueden pasar a un segundo plano, que se pueden donar los órganos para hacerse de recursos o que la calles de la ciudad pueden ser privatizadas”, esbozó.

Fernández calificó de “vergonzosa” la maniobra del presunto borrado de datos de un celular en un despacho atribuido a la cúpula del partido liderado por Mauricio Macri, y manifestó que “los que tienen que explicar” ese hecho, que se investiga en la causa por el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, son la referente del PRO, Patricia Bullrich (precandidata a presidenta por esa fuerza) y el diputado de Juntos por el Cambio (JxC) Gerardo Milman, que la acompañó en la gestión en el ministerio de Seguridad de la Nación en la última administración de Cambiemos.

Sobre el mismo tema, el Presidente puntualizó: ”Valoro el gesto de esa empleada que, sabiendo que podía correr riesgos, se animó a decir la verdad”, refiriéndose a la excolaboradora de Milman que declaró en la Justicia haber sido presionada por los exfuncionarios para que se eliminaran los contenidos de su dispositivo móvil.

En Casa Rosada, pese a la grave situación económica que soportan los argentinos, las prioridad es la interna del oficialismo y todo lo relacionado al planeta electoral. Esa constante se reflejó en las expresiones del ministro del Interior, Eduardo de Pedro, que se pronunció a favor de las PASO, y pidió “estudiar las ideas de Milei” sin estigmatizarlo, porque esa no es una buena estrategia política. A la vez, convocó a ampliar la coalición con sectores que “no se sienten identificados con el Gobierno”.

“Veo en las PASO una buena forma de resolver la discusión interna. Me parece que hay un modelo que podemos armar y ofrecer. Es un modelo con un nivel de gestión y de toma de decisiones a favor de los que menos tienen”, declaró el funcionario cristinista, y agregó que “es un modelo donde los dirigentes arriesgan, que sabemos que también tiene sus costos. Pero sabemos que funciona, porque es una Argentina que tiene los recursos para iniciar un proceso de desarrollo. Me parece que hoy esa es la discusión dentro del Frente”.

Uno de los que volvió a acceder a un alto cargo gracias a las necesidades de Fernández por sostenerse en las luchas endógenas del FdT -nos referimos a Agustín Rossi (actual jefe de Gabinete), es uno de los laderos del «albertismo» que promueven, desde la vereda de enfrente al kirchnerismo, la realización de las Primarias.

El santafecino asumió el cargo luego de la salida de Juan Manzur, que volvió a su Tucumán para presentarse como candidato a vicegobernador, pero no tiene agendas públicas cotidianas que tengan que ver con encarar resoluciones a la complicada coyuntura que azota a la Argentina. Su actividad pasa por dar off the records y on en medios afines con la finalidad de sostener la posibilidad de que el Presidente pueda tener alguna injerencia en alguna fórmula que compita contra los posibles delfines de la vicepresidenta, CFK.

Juan Pablo Peralta, periodista acreditado permanente en Casa Rosada y el Parlamento de la República Argentina para FM Concierto 105.5

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior