ActualidadCasa Rosada

Siguen las deserciones en el Gabinete y Fernández está cada vez más solo

El gabinete de Alberto Fernández sigue sufriendo deserciones, en este caso se explicó oficialmente que por problemas personales en materia de salud. Esta vez, quien presentó la renuncia fue el ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerrera, quien en febrero del año pasado asumió en lugar del fallecido Mario Meoni, quien paradójicamente perdió la vida en un accidente de tránsito.

Cuando se produjo la muerte del dirigente del Frente Renovador, Guerrera ocupaba el mismo cargo de quien asume en las próximas horas en su reemplazo. Se trata de Diego Giuliano, secretario del área, que tendrá su juramento el jueves de esta semana. El santafecino es otro hombre que responde al actual ministro de Economía, Sergio Massa, que de esta forma retiene esa cartera en medio de la feroz interna entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, quien le ha carcomido casi todos sus leales en la jefatura que todavía conduce Juan Manzur, quien también dejará el cargo en los próximos meses para sumarse a la etapa dura de la campaña en su provincia de Tucumán donde la batalla electoral será el 14 de mayo.

Las dimisiones en el entorno presidencial empezaron en el primer año de Gobierno con María Eugenia Bielsa, que fue sustituida por otro que ya no está, Jorge Ferraresi. El intendente que concluyó su licencia y volvió a Avellaneda dejando en el puesto a Santiago Maggioti. Vinieron después otras defecciones. Tal el caso de Marcela Losardo, que abandonó el ministerio de Justicia para dejar en la titularidad de la cartera a Martín Soria.

En ese contexto, le tocó el turno a Daniel Arroyo en Desarrollo Social, quien ante los conflictos con los caciques de las organizaciones sociales -que además son secretarios de Estado, como Emilio Pérsico (Movimiento Evita) y Daniel Menéndez (Barrios de Pie)- huyó de la función que fue tomada por Juan Zabaleta. Otro que ya no está más y volvió a su distrito de Hurlingham para dar batalla de cara a 2023. Para ocupar ese sillón fue designada Victoria Tolosa Paz.

Después de la derrota en las PASO, cuando CFK pidió cambios, se tuvo que ir Santiago Cafiero de la jefatura de Gabinete para dejarle paso a Manzur. El hombre más cercano a Fernández se fue a la Cancillería, y para eso hubo que despedir del Palacio San Martín a Felipe Solá. También debió salir del ministerio de Seguridad, Sabina Frederic, y arribó en ese espacio de tanta conflictividad, Aníbal Fernández.

Debido al escándalo denominado “Vacunatorio Vip”, en el contexto de la pandemia, debió dejar la cartera de Salud, Ginés González García, sucedido por su segunda, Carla Vizzotti.

Nicolás Trotta fue expulsado de Educación y fue relevado por Jaime Perzyck. Luis Basterra fue eyectado de Agricultura, Ganadería y Pesca para que volviera a una tarea ejecutiva, Julián Domínguez, quien se fue cuando se unificó la cartera con Economía.

Las dimisiones continuaron en el ministerio de Desarrolló productivo, del que fue expelido, Matías Kulfas, donde después terminó Daniel Scioli, para salir poco después y dejar el lugar, con rango de secretaría, a José Ignacio de Mendiguren.

En Defensa fue echado Agustín Rossi y desembarcó Jorge Taiana. A su vez decidió partir de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza. Fue nombrado en ese área, Daniel Filmus.

La que viene fue parte de la etapa más cercana, donde en medio de un discurso de CFK, Martín Guzmán presentó su renuncia vía Twitter.  Llegó entonces Silvina Batakis, que en tiempo récord tuvo que dejar su lugar a Massa.

Poco después huyó del Gabinete, Elizabeth Gómez Alcorta. Fue por desavenencias con Aníbal Fernández, Manzur, y el propio Presidente. Aterrizó en el ministerio de Mujeres Género y Diversidad, la puntana Ayelén Mazzina. Y en ese mismo momento se produjo, también por temas de salud, la deserción de Claudio Moroni en Trabajo, donde lo suplió Kelly Olmos.

Los nombrados tienen que ver con el Gabinete de la Nación, pero hubo un enorme tándem de secretarios y titulares de organismos estatales que ya no están o rotaron. La lista es demasiado larga para una administración que todavía no cumplió tres años. Todos resultado de las disputas internas en el Frente de Todos y la grave crisis económica que azota a la Argentina debido a la mala gestión de la administración del presidente Fernández, que se justifica haciendo foco en la herencia de Mauricio Macri y el adeudamiento que produjo su gobierno, algo que es cierto, pero también se insiste con excusas basadas en la pandemia mundial del Covid y ahora en la guerra entre Rusia y Ucrania.

Sólo se mantienen en sus puestos ministeriales desde el 10 de diciembre de 2019: Juan Cabandié (Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible), Matías Lammens (Turismo y Deporte), Eduardo de Pedro (Interior), Tristán Bauer (Ministerio de Cultura), y Gabriel Katopodis (Obras Públicas).

Juan Pablo Peralta, periodista acreditado permanente en Casa Rosada y el Parlamento nacional argentino para FM Concierto 105.5

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Volver al botón superior