Policiales

Una jubilada defendió a los tiros a su madre de 86 años y mató a un ladrón que se llevaba todos sus ahorros

Una jubilada defendió a su mamá de 86 años de un robo y mató a un ladrón cuando éste escapaba con todos los ahorros que tenían en una estancia ubicada en el paraje Los Molles, cerca de la localidad de La Granja, en las Sierras Chicas de Córdoba, a 50 kilómetros de la capital. El delincuente tenía varios antecedentes delictivos.

El trágico episodio ocurrió el sábado por la noche, pasadas las 21.30, cuando ambas mujeres estaban dentro de su casa. La más joven de las dos, de 58 años, trabajaba en un “taller de arte” que tenía dentro de su casa cuando escuchó el grito del delincuente que le apuntó con un arma.

Mientras la amenazaban de muerte y la obligaban a que vaya a otro sector de la casa a buscar dinero, la mujer observó que también tenían amenazada a su madre, de 86 años. El trato para con ella era el mismo, le gritaban y le insistían con que les dieran la plata.

Según fuentes policiales, la dueña de la casa se habría resistido en un principio y los delincuentes la golpearon. Finalmente, les entregó todos los ahorros que tenían en el lugar: $100.000 y 300 dólares.

Con el robo consumado, los delincuentes escaparon por la puerta delantera de la casa y la mujer buscó una pistola Taurus 9 milímetros que estaba debajo de la mesa del comedor y comenzó a dispararles.

Dos disparos fueron los que ejecutó y uno de ellos impactó en la cabeza de uno de los asaltantes. Desesperada por la situación, envió un mensaje a un grupo de WhatsApp vecinal exclusivo para hablar temas de inseguridad.

“Por favor, ¿viene el móvil? (…) Quisieron robarme, les disparé y creo que maté a uno, que le di en la cabeza. Eran dos tipos, por favor vengan”, dijo, con voz entrecortada, después de balear a uno de los ladrones.

Cuando los efectivos policiales llegaron a la casa, encontraron dos vainas servidas calibre 9 milímetros y un revólver calibre 22, que habría sido empuñado por el ladrón que murió apenas la bala le impactó en la cabeza.

Horas después se confirmó que el delincuente fallecido era Carlos Saúl Campos, de 29 años. El hombre contaba con un extenso prontuario delictivo dentro del barrio Sierras y Parque, de Jesús María, y había estado preso en varias oportunidades.

La Justicia no confirmó si gozaba del beneficio de la libertad condicional en el momento en que entró a robar a la casa. En 2014 había sido condenado a cinco años de prisión por “robo calificado”, y en 2020 le dieron 3 años y 4 meses más por “amenazas” y “robo calificado”.

El fiscal del caso, Guillermo Monti, no hizo ninguna declaración sobre el hecho. Fuentes judiciales señalaron que la mujer actuó en legítima defensa y que fue imputada hasta que la investigación culmine, casi como una formalidad.
A su vez, continúa la búsqueda del delincuente prófugo, que logró escapar con el botín del robo. /TN

 

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior