ActualidadCasa Rosada

Fernández, Massa y una numerosa comitiva fueron a pedir ayuda financiera a Brasil

Después de la charla vía Zoom que tuvieron la semana pasada, poco antes del fin de semana largo por el Día del Trabajador, Alberto Fernández viajó con una numerosa comitiva para encontrarse de manera presencial con su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Antes, mientras los mercados empezaban la rueda cambiaria -con tendencia alcista- el propio jefe de Estado subió a su cuenta de Twitter una foto donde se lo vio muy distendido junto al ministro de Economía, Sergio Massa; el embajador argentino en ese país, Daniel Scioli, que estaba en Buenos Aires y se sumó a la delegación.

En la postal quedó registrado el perfil sonriente del jefe de Gabinete, Agustín Rossi, del canciller Santiago Cafiero, y en un costado, la seriedad del infaltable secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello.

Fuera de la fotografía estaba la portavoz, Gabriela Cerruti, factótum de la idea de mostrar a los funcionarios en esa ficcionada actitud de trabajo y relajados. Estrategia, que en medio de la grave crisis económica que sufren la mayoría de los argentinos, generó fuerte rechazo, en vez de conseguir lo que se buscó transmitir: Tranquilidad.

La intención de mostrar a tres de los potenciales precandidatos del Frente de Todos junto al titular del Ejecutivo, también hizo ruido en este nuevo viaje al que tampoco se le encuentra una justificación en el contexto del faltante de dólares que tiene el Banco Central. Recordemos que la mayoría de los argentinos son víctimas de un cepo al dólar, que en el caso de los que pretendan viajar, podrán hacerlo, siempre y cuando tengan el dinero extra para pagar el impuesto especial que la administración impone a la ciudadanos, excepto claro al funcionariado que recorre el mundo con esos gastos a cuenta del Estado nacional.

La excusa de esta otra costosa excursión, es procurar que Argentina y Brasil empiecen a realizar sus intercambios bilaterales regidos por el Real y no por la moneda estadounidense, que es lo que más escasea en las arcas del BCRA. Un plan muy complejo, ya que el gobierno del país limítrofe debería financiar a quienes comercien con el nuestro debido a las diferencias.

Muchos hicieron una analogía entre este flamante recurso para ocupar la agenda política, con el fallido -y nunca logrado- proceso de inicio de una moneda común entre ambas naciones. Un esquema que las asimetrías generales de las dos economías impide en todas sus facetas.

Luego de aterrizar en la capital brasileña, junto a su pareja Fabiola Yáñez, se supo que al terminar los cónclaves donde se tratarán las cuestiones que se adelantaron desde Casa Rosada y Hacienda, la pareja presidencial y sus acompañantes participarán de una cena ofrecida por Lula en la residencia oficial.

Según circuló desde Yrigoyen 250, sede de Economía, Massa y sus asesores buscarán fomentar inversiones de empresas con sede en Brasil y avanzar con un mecanismo similar al swap con China, que permitan fortalecer los flacos fondos que tiene la principal autoridad bancaria argentina.

«Hoy puede ser un día importante para la integración entre ambos países, sobre todo por la gran relación que tiene los dos presidentes. Vamos a tener una jornada de trabajo intensa con una amplia agenda binacional de Gobierno», dijo Scioli en declaraciones a la radio estatal.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, expresó que: “acompaño al presidente en esta visita a Brasil por que estamos muy ocupados en monitorear el avance de la política social y creemos que hay mucho para aprender e intercambiar en ese sentido con el proyecto de Lula para el área social. Alberto (Fernández) está convencido que lo económico debe ir siempre de la mano de lo social, afirmó.

«El presidente Fernández viene a Brasil para conversar sobre la situación económica de Argentina, debemos recibirlo y conversar», apuntó el mandatario brasileño en declaraciones a la prensa en el Palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería en Brasilia.

Alberto Fernández, quien tuvo que bajarse de su carrera a la reelección debido a la crisis política en el peronismo y a la debacle económica, seguirá de gira con este tipo de nutridas comitivas en lo que le queda de mandato. Este martes se quedará a pasar la noche en Brasilia para volar de ahí a la provincia de Catamarca, donde tiene previsto encabezar actos vinculados a la obra pública.

Además de seguir visitando provincias, el mandatario volverá a Brasil el 30 de mayo con el fin de participar de una reunión de la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) y también el 3 y 4 de julio por otra cumbre del Mercado Común del Sur. Más tarde irá a Bruselas (Bélgica), el 17 y 18 de julio, donde se tratará de avanzar en los acuerdos MerCoSur- Unión Europea.

Juan Pablo Peralta, periodista acreditado permanente en Casa Rosada y el Parlamento de la República Argentina para FM Concierto 105.5

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: