Policiales

Bacchiani y sus gerentes están detenidos con custodia de la Policía Federal

El juez Miguel Ángel Contreras ordenó detener al "Trader God", a José Blas, Franco Sarroca y la tucumana Sofía Aylan. El lunes comienzan las indagatorias.

El juez Federal de Catamarca, Miguel Ángel Contreras, en función de los pedidos realizados por los fiscales federales Rafael Vehils Ruiz y Santos Reynoso, en consonancia con la solicitud de un abogado querellante de la provincia de Tucumán, ordenó ayer la detención de los catamarqueños Edgar Adhemar Bacchiani, José Armando Blas, Franco Alexis Sarroca, y la tucumana Sofía Esther Aylan.

Los tres primeros fueron detenidos en sus domicilios en la mañana de ayer, mientras que Aylan fue detenida en horas del mediodía en la provincia vecina y quedó con prisión domiciliaria.

Bacchiani, Blas y Sarroca quedaron alojados en calabozos separados y con fuerte custodia en las instalaciones de la Policía Federal de Catamarca.

Se prevé que los cuatro comiencen a ser indagados a partir del lunes.

La detención del “trader de criptoactivos” que se promocionaba como exitoso inversor y generador de utilidades millonarias, abre un nuevo capítulo en una causa penal que se abrió en el 2020 en la Fiscalía Federal de Primera Instancia.

En enero, el Banco Central le ordenó – previo pedido de los gobernadores Raúl Jalil y Ricardo Quintela (La Rioja) – a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), que investigara a Adhemar Capital por presuntas estafas bajo el esquema Ponzi.

Luego fue la Comisión Nacional de Valores (CNV) que intimó a Bacchiani para que dejara de operar.

Esto trajo como primera consecuencia las largas filas de clientes que diariamente esperaban ser atendidos en la oficina de calle Intendente Medina. Ante el incumplimiento de lo acordado comenzaron a llover las denuncias en la Justicia Federal y también en el fuero comercial.

Esta semana hubo fuertes protestas con aplausos, gritos, amenazas, pintadas y escraches en los domicilios de Bacchiani, de su expareja Celeste Zaraive Garce Ruso, y de uno de sus gerentes, José Blas, quien debió ocultarse en instalaciones de Criminalística por temor a represalias por parte de acreedores.

Las protestas fueron creciendo el martes a la noche y el miércoles. El jueves a la noche la detención era inminente porque los fiscales federales y el abogado tucumano Alfredo Aydar habían solicitado la captura por la existencia de riesgos procesales. A la virulencia de las manifestaciones se sumó la sorpresiva y internación de Bacchiani (duró pocas horas) en un sanatorio privado, que despertó sospechas sobre posibles maniobras para evitar el cerco judicial.

El jueves a la noche arreciaron las protestas con insultos, amenazas de muerte reclamos en domicilios de los detenidos, que contaban con consignas policiales desde días anteriores.

Finalmente, en la mañana de ayer personal de Gendarmería Nacional detuvo a Bacchiani en su domicilio de calle Saint Clair y a pocas cuadras del lugar, también en su casa, a José Blas.

Las instancias de las detenciones –cubiertas en vivo por El Ancasti TV-, fueron vistas y comentadas masivamente a través de las redes sociales y en la edición digital del multimedio.

Bacchiani y Blas evitaron que las cámaras registren sus puños esposados, ocultándolos con prendas de vestir.

Durante el procedimiento en la casa de Blas –donde un acreedor escribió “ladrón” en un muro perimetral-, dos albañiles que realizaban tareas de construcción observaron con inocultable desconcierto la detención mientras continuaban con su labor.

En simultáneo, Sarroca también era detenido y al igual que Bacchiani y Blas era alojado en los calabozos de la Policía Federal.

Paralelamente, se diligenciaba la detención de Sofía Esther Aylan, gerente de la sucursal Tucumán, quien fue detenida en esa provincia, pero luego se le concedió prisión domiciliaria. Es inminente su traslado a Catamarca para ser indagada.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Volver al botón superior