Policiales

Caso Cecilia Strzyzowski: el misterio de los visitantes anónimos que disparó la denuncia y que los investigadores no logran develar

El lunes 5 de junio a las 20, dos hombres se presentaron de Gloria Romero para decirle que a Cecilia “le habían hecho algo” y que “estaba desaparecida”. La Justicia aun no pudo identificar quiénes son

La noche del lunes 5 de junio, el llamado de un número desconocido alertó a Ángela, la hermana de Cecilia Strzyzowski. Del otro lado del teléfono, una voz masculina que se presentó como “personal de investigaciones”, le pidió la dirección de su casa. Ángela no quiso dársela, pero le pasó el teléfono a su mamá, Gloria Romero. Minutos después, dos hombres llegaron a su domicilio, ubicado en el barrio 120 Viviendas CGT, en Resistencia. “Escuché que a Cecilia le hicieron algo y estaba desaparecida”, dijo uno de ellos y aseguró que el dato se lo había aportado una persona del Barrio Emerenciano. La visita, anónima, disparó la denuncia por la desaparición de Cecilia, el pasado 6 de junio. A un mes de la misma, la Justicia todavía no pudo identificar a los presuntos agentes.

Es un misterio que los investigadores aún no logran develar”, dijo a Infobae una fuente con acceso al expediente.

La llegada de esos dos oficiales terminó de encender las alarmas en la familia de Cecilia. A pesar de que solo habían podido intercambiar algunos mensajes con ella, suponían que, el 5 de junio, ya estaba en Ushuaia. El jueves 1 de junio, su tía abuela, Mercedes Valois Flores, la había despedido cuando la joven salió de su domicilio con una valija acompañada de su pareja, César Sena.

En esa franja de cuatro días, según contó su mamá, Cecilia manifestó que se le había roto el celular y que no podía mandar audios, fotos, ni hacer videollamadas. ”Los mensajes era muy escuetos y usaba muchos stickers. A mí me pareció raro. No era la forma habitual de escribir de Cecilia, pero pensé que era porque estaba de viaje y no le di mucha importancia”, dijo Gloria en su declaración acerca del intercambio que mantuvo con su hija el 2 de junio.

El resto de los días, hasta que los presuntos agentes de investigaciones se presentaron en lo de Gloria Romero, el diálogo entre Cecilia y su familia fue escueto. “La casa es un sueño”, le habría escrito la joven a su mamá el domingo 4 de junio a las 22.33 en referencia a su nuevo hogar en Tierra del Fuego. “Mandá fotos”, pedía la mujer. “Las tomaré con el celu de César y te las paso hasta que me compre uno”, contestó Cecilia. Para el Equipo Fiscal Especial (EFE), a esa altura, la joven ya había sido asesinada y quien enviaba los mensajes desde su teléfono, haciéndose pasar por ella, era César Sena.

En su declaración, la hermana de Cecilia detalló cómo fue la llegada de los supuestos agentes de investigaciones

Tras el llamado al celular de Ángela, y luego de que Gloria les diera su dirección, dos hombres se presentaron en su domicilio el lunes 5 de junio a las 20 horas. “Llegaron en dos motos blancas. No recuerdo si tenían logos de la policía. Uno vestía buzo azul y se identificó como ‘Oficial Toledo’. Me comentaron que estaban trabajando de oficio porque alguien se había acercado a su dependencia a preguntar qué le había pasado a Cecilia porque tenían la noticia de que le había pasado algo”, dijo Gloria ante los fiscales Jorge Gómez, Jorge Cáceres Olivera y Nelia Velázquez.

El relato coincide con el de su hija Ángela. En su declaración, la hermana de Cecilia explicó que los hombres se presentaron como “de investigaciones” y que les dijeron que una persona del Barrio Emerenciano se acercó hasta ellos y les confió que había escuchado que “a Cecilia le hicieron algo” y que “estaba desaparecida”.

Según Ángela, después de preguntarles “un montón” de cuestiones sobre César, entre ellas, “dónde lo podíamos encontrar, si tenía otras viviendas, y dónde estaban los campos”; los efectivos las interrogaron acerca de la persona que se estaba comunicando con ellas desde el teléfono de Cecilia.

“Querían saber si los mensajes eran como Cecilia solía enviarlos y si en algún momento nos mandó una foto o un audio. Ellos nos iban guiando en la sospecha. Ahí nos empezamos a desesperar y le dijimos a mi tía Mercedes Valois Flores, que era la que tenía el contacto de César Sena, que se comunicara con él”, detalló Ángela.

Tras la visita de los supuesto policías Gloria le escribe a su hija: “Cecilia quiero una videollamada en donde te vea. Vino la policía buscándote como desaparecida”, le pedía su mamá

Mientras eso sucedía, Mercedes (en cuyo domicilio también se presentaron los dos hombres, pero ella no los quiso atender) también intentaba comunicarse con Cecilia a través de César. Según declaró la tía abuela de la joven, el hijo de Emerenciano Sena y Marcela Acuña le dijo “que se había peleado con Cecilia y que ella se había escapado a Buenos Aires con un amante o algo así”. Después, la bloqueó de WhatsApp.

Para ese momento, Gloria ya estaba desbordada. “Cecilia quiero una videollamada en donde te vea. Vino la policía buscándote como desaparecida. Si no te comunicás para mañana hago la denuncia”, le escribió la mujer en un mensaje.

La respuesta que recibió la dejó sin aliento: “Un audio, raro, cortado, que decía balbuceando, ‘Estoy tomando agüita jajaja’. Ese audio me asustó porque yo lo conocía. Es un audio que mi hija le había mandado a César estando en casa un día que se atragantó con agua”, contó Gloria.

La declaración de Gloria sobre la misteriosa visita de los agentes anónimos

De la visita anónima se desprenden algunos interrogantes. Para empezar: si Gloria todavía no había hecho una denuncia, ¿cómo era posible que dos personas estuvieran investigando la desaparición de su hija Cecilia? Y si así fuera, ¿por qué nadie le había informado?

Acerca de la identidad de estos presuntos agentes, según pudo saber Infobae, aunque los investigadores todavía no lograron identificarlos, sí pudieron establecer que no se trata de personal policial.

“Si lo fueran debería haber un informe con la entrevista que le hicieron a la mamá, la hermana o la tía abuela de Cecilia y no lo hay. De momento, se solicitaron los registros de las cámaras de seguridad de la zona que aún hay que analizar. De eso se encargará personal de investigaciones que deberá desglosar fotograma por fotograma”, confió a este medio un alta fuente con acceso al expediente.

Este jueves 6 de julio se cumple un mes desde que Gloria radicó la denuncia en la Comisaría Tercera de Resistencia. La causa, que empezó a investigarse como desaparición de persona, luego fue caratulada como femicidio. Todavía no se sabe dónde está el cuerpo de Cecilia, tampoco por qué la mataron. La identidad de estos presuntos policías se suma a lista de interrogantes.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior