Policiales

“Yo lo cubrí y salió todo mal”: Marcela Acuña volvió a acusar a su hijo César por el femicidio de Cecilia Strzyzowski

Desde la Comisaría 6ª de Resistencia, donde fue trasladada el 5 julio pasado, Marcela Acuña, imputada como coautora del homicidio de Cecilia Strzyzowski; le escribió por primera vez una carta a su marido, Emerenciano Sena. En el texto asegura que el dirigente social no está involucrado con el crimen de su nuera: “Siento que te fallé por cubrir a César y no puedo vivir con eso, si no salís no sé qué va a pasar conmigo”. Así, volvió a acusar a su hijo del asesinato.

El manuscrito, al que accedió Infobae y que ya forma parte del expediente, fue escrito el 14 de julio pasado y tiene una extensión de una carilla y media. En el mismo, Acuña reafirma su amor hacia Emerenciano Sena y le pide disculpas por no haberle contado que encubrió el femicidio. Además, le sugiere que tome “valeriana” para “tranquilizarse” y que practique redacción de textos, así mejora la ortografía.

A diferencia de las anteriores, la nueva carta de Marcela Acuña está escrita en una hoja lisa y arranca así: “Te quiero mucho Emerenciano, te pido que tengas la valentía de siempre, la que enseñaste y que hoy me mantiene firme en mis convicciones y en el amor. ¿Sabés? Me siento muy triste, pienso en César, en todo lo que estará pasando y sufro mucho, pero dejo en manos de Dios y la Virgen, que me lo cuiden hasta que pueda salir de aquí”.

Y sigue: “Si salís antes no lo abandones, está muy solo y tengo miedo que atente contra su vida. Solo quiero decirte que todos los días los tomes como una victoria contra la muerte, sonreí, reza, soñá, movete, y aliméntate, tu pastilla tomala con la comida, con la cena, no antes ni después. Mandé a Caro a buscarte valeriana, es buena para tranquilizarte, digestiva y relajante, no abuses. Tomá antes de dormir, después de la cena o almuerzo”.

Por primera vez le envió una carta a su marido, alojado en la Comisaría Tercera de Resistencia

En la carta, Acuña le cuenta a Sena que se levantó “mareada”, pero que no quiere decir nada para evitar que la lleven al hospital y la paseen “como una delincuente”. Luego, le explica que si sigue en pie es gracias a él. “Sos mi horizonte, te quiero en libertad, aunque yo no salga, vos sos mi líder, nunca te lo dije pero, bueno, siempre fue así. Siento que te fallé por cubrir a César y no puedo vivir con eso, si no salís no sé qué va a pasar conmigo. Mi fuerza sos vos y ayudar a mi hijo”, asegura.

“Aquí estoy más o menos, el fiscal me hostiga y usa a los policías, me hace lo de César, me saca horas y días de visita, no puedo salir al patio, uso restringido el celular, no me permiten tener silletas, me sacaron cordones de mis buzos. Llamó diez veces para ir al baño, no me dejan entrar el MP3 con auriculares que tiene música, es apropósito para que escuche gritos toda la noche. Me baño con agua fría, todo es parte del hostigamiento. Pero me la banco, escribo, hago actas que hago firmar a los oficiales y voy juntando. Algún día las haré públicas” (sic), narra.

“Solo puedo verlas a Caro y Patri y a veces a Paula, nadie va a verlo a César, le pedí a mi abogada y a Osuna: ¡es mi hijo! Vos sabés lo que significa César para mí, sabés de los afectos, tenés la bendición de tus otros hijos que te visitan y te quieren mucho y eso es valorable. Te da fuerza y vos vas a salir adelante. Yo no tengo a nadie y mi hijo está preso, el único que tengo y amo. ¿Sabés cómo duele? Hasta he llegado a pensar que si le pasa algo yo me voy con él. Ya no me quedará nada, como cuando lo perdí a Eneas”, sigue el texto.

Acuña aseguró que el líder piquetero no sabía nada

Hacia el final, le pide que no se rinda y le desea la pronta libertad. “Esto no es el final, es el nuevo comienzo. No bajes los brazos, no te rindas. No duermas la siesta, así dormís de noche. Escribí, copiá, así mejorás tu ortografía. Ojalá pronto llegue tu libertad, la merecés. Yo no. Yo lo cubrí a César, lo protegí, te oculté para no involucrarte y salió todo mal. Mucha gente inocente está presa, empezando por vos. Esa carga también me mata por encubrir a mi hijo”.

“Quizás Dios me escuche y me bendiga o bien me haga ver la realidad. Dejo todo en manos de él. Hoy la prioridad es tu libertad. Te amo mucho, mucho“, cierra.

No es la primera vez que la dirigente piquetera acusa a su hijo por el femicidio de Cecilia. Lo hizo el lunes 3 de julio en un texto que se conoció luego de que fuera distribuido por Patricia, su hermana. En ese momento dijo: “¿Por qué, si fue César (mi hijo) responsable, nos incriminan a nosotros? Creo que por muchos motivos, principalmente, la grieta que vivimos como patria, nosotros somos parte de una generación nueva junto a Emerenciano”.

Luego, volvió a hacerlo y con más fuerza en dos cartas que se conocieron tres días más tarde, el jueves 6. Allí aseguró: “Mi hijo fue el responsable, no nosotros”. Ahora, la dirigente piquetera dice haber encubierto a su hijo y no merecer la libertad.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior