Actualidad

Despidieron al hincha asesinado: una caravana al Cementerio del Norte

Familiares y amigos del hincha de San Martín de Tucumán asesinado de un disparo el lunes pasado, en el marco de una pelea entre dos facciones de la barra brava del "Santo", acompañaron el cortejo fúnebre con paraguas y banderas con los colores rojo y blanco del club.

Decenas de familiares y amigos de Manuel Alejandro López (36) se desplazaron en motos y con paraguas con los colores de San Martín, para despedir al hincha que fue asesinado de un disparo en la nuca.

El cortejo fúnebre hizo un recorrido que pasó por la casa de la familia López y culminó en el Cementerio del Norte, donde fueron enterrados sus restos.

El hincha fue asesinado el lunes pasado de un tiro en la nuca, en el marco de una pelea entre dos facciones de la barra del “Ciruja”, en la previa del encuentro ante Belgrano de Córdoba por el campeonato de la Primera Nacional, según informó Télam. El comisario mayor Juan Ibáñez, quien atendió a los medios periodísticos presentes en las inmediaciones de La Ciudadela, la cancha de San Martín, señaló el lunes que el gravísimo episodio de violencia ocurrió “aproximadamente a las 17.45, cuando la gente estaba llegando al estadio”.

La muerte se produjo en la intersección de las calles Frías Silva y Bolívar, apenas a tres cuadras del acceso principal al estadio de San Martín.

En tanto, el martes se entregó a la justicia uno de los principales sospechosos de haber asesinado a López.

Se trata de Brayan Roldán, de 27 años, uno de los componentes de la denominada “Banda del Camión”, uno de los sectores de la barra de San Martín que participó en la tarde del lunes de la pelea que culminó con el fallecimiento de “Berenjena” López, de 36 años, de un tiro en la nuca.

Roldán se presentó ayer en la división Homicidios de la capital provincial, por sugerencia de su abogada, Silvia Furque, y de su propia familia.

El sospechoso de haber efectuado el disparo declaró ante el fiscal Carlos Sale, titular de la UFI de Homicidios II, para luego quedar alojado en la apuntada dependencia policial.

Roldán pertenece a un grupo que se formó en la Villa 9 de Julio de la capital tucumana, situada en la zona Este de la ciudad.

Con el paso del tiempo, el núcleo se hizo cada vez más grande y reconocido por dos motivos: el primero por las llamadas “previas” que hacían en los partidos en los cuales el “Santo” actuaba de local; y el segundo, por llegar al estadio en camión, de ahí el nombre identificatorio.

En 2001, el grupo de los Roldán se entreveró en una disputa que derivó en la muerte de un simpatizante de Atlético Tucumán, Luis Gerardo Caro, luego de una pelea y emboscada en un clásico de la ciudad, en un cotejo amistoso jugado en La Ciudadela.

Y en 2008, algunos componentes de la llamada “Banda del camión” se hicieron presentes en una casa del barrio San Jorge, de Villa 9 de Julio.

Allí, una de las hijas de uno de los integrantes de la barra de Atlético festejaba su cumpleaños número 15. Se produjo entonces una violenta pelea que terminó con la muerte de Roberto “Tincho” Brito, hincha del “Decano” tucumano.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior