Policiales

Detención del jefe de la Policía Federal de Mendoza: tenía más de 20.000 dólares en su oficina

La reciente detención de Dino Rossignoli, jefe de la Policía Federal de Mendoza, sacudió a toda la fuerza y fue noticia nacional. Cómo lo atraparon y qué sorpresa encontraron los investigadores en su oficina

Todavía no había salido el sol de este miércoles cuando alrededor de 50 efectivos de la Policía Contra el Narcotráfico (PCN) de la provincia se preparaban para el operativo que terminó con la detención de un colega: nada menos que el jefe de la Policía Federal de Mendoza, el comisario Dino Rossignoli (49), acusado de cobrar coimas por parte de cuevas financieras donde se cambian dólares.

En la volteada también cayeron Ernesto Bazán y su hijo Nicolás, quienes desde hace tiempo están sindicados como las personas que regenteaban falsas joyerías bajo la marca Stefano Cannella: se conjetura que en realidad eran puntos de intercambio ilegal de divisas.

A lo largo de al menos cinco procedimientos también se secuestró marihuana, autos de lujo y una importante cantidad de dinero.

Con un detalle notable: parte de la plata que se halló estaba sobre el escritorio que el jefe de la Policía Federal tiene dentro de la base ubicada sobre calle Perú al 1049, de la Ciudad de Mendoza. En ese sitio -que el comisario seguramente consideraba muy seguro- se encontraron más de 20 mil dólares..

Parte del dinero que se encontró este miércoles en la base que tiene la Policía Federal en Mendoza.

Cómo se llegó al comisario

El 7 de julio, UNO contó que se habían concretado decenas de operativos en distintos puntos de la ciudad. Los epicentros de la acción fueron varias tiendas que simulaban ser otra cosa pero eran cuevas cambiarias, junto con dos boliches y un bar.

El bar en cuestión era “La Rosa Club” (Catamarca 53, Ciudad) y los locales bailables fueron uno que lleva el mismo nombre y se ubica en el kilómetro 26 de la Ruta 82, en Luján de Cuyo; y otro más conocido, Praga (Godoy Cruz 318, Ciudad).

Desde la AFIP y la Dirección General de Aduanas (DGA) ya venían detectando inconsistencias en el crecimiento patrimonial de quienes manejaban esos establecimientos, los Bazán. De ahí que se hiciera un seguimiento de los contactos que tenían ambos sujetos.

Debido a que el jueves se tomará declaración a los acusados, no se pueden dar aquí demasiadas precisiones. Todo indica, sin embargo, que en el estudio de esas pistas aparecieron indicios de que los sospechosos tenían algún tipo de vínculo con el comisario Rossignoli. Llamadas, alguna entrevista personal quizá.

“Empezamos a indagar si estos señores habían efectuado pagos. O para que no los allanaran o para que allanaran a quienes les hacían competencia en el cambio de divisas“, recordó alguien vinculado a la investigación.

Dino Rossignoli, el jefe de la Policía Federal en Mendoza detenido este miércoles y acusado de cobrar coimas.

Allanamiento en la sede de la Policía Federal

Por eso este miércoles el foco se desplazó hacia Godoy Cruz, donde reside el jefe de la Federal. Previamente se habló con el superior de Rossignoli, el comisario inspector Fabricio Luis Britos, jefe regional, para ponerlo al tanto de la situación: no es “normal” que una fuerza de seguridad allane dependencias de otra.

Y tampoco es fácil, ni desde el punto de vista objetivo ni desde el subjetivo, que un policía tenga que arrestar a otro, y menos si es un alto jefe. Alguno de los involucrados confesó a este medio que incluso se extremaron las medidas de seguridad porque “no se sabía cómo podía reaccionar este señor al verse acorralado”.

Cerca de las 6.40, efectivos de la PCN llegaron a la casa de Rossignoli -sobre calle Pablo Iglesias al 2700, Godoy Cruz- con las órdenes de allanamiento y detención.

Alguien recordó que el hombre estaba durmiendo; y que hasta hubo llantos y sorpresa por parte de algún familiar, pero el procedimiento discurrió por vías pacíficas. Ahí se le encontraron al menos $200.000 y varios celulares que serán analizados.

La sorpresa esperaba en la oficina que el jefe tenía dentro de la delegación de la Policía Federal: se hallaron más de 20 mil dólares y $31.000.

En el caso de los Bazán, la tarea de los agentes fue un poco más complicada porque -según cuentan- ya en los allanamientos de julio habían mostrado algo de resistencia. Además de dinero, se les secuestraron en domicilios de Guaymallén y Luján dos BMW y una camioneta Mitsubishi. En la casa del hijo había cogollos de marihuana y 75 equipos vaporizadores para fumar.

Los vehículos secuestrados por la Policía Contra el Narcotráfico de Mendoza.

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Volver al botón superior