ActualidadCasa Rosada

El gobernador interino de Tucumán, Osvaldo Jaldo, anunció que esa provincia va a adelantar las elecciones en 2023

El gobernador a cargo del Ejecutivo de la provincia de Tucumán, Osvaldo Jaldo, adelantó hace horas que las elecciones ejecutivas en ese distrito serán desdobladas del calendario electoral nacional, por lo que no coincidirán con las presidenciales. En declaraciones a la prensa, el interino (debido al pedido de licencia del actual jefe de Gabinete, Juan Manzur) confirmó que el 4 de junio del año que viene los tucumanos irán a las urnas para renovar las autoridades locales.

Un dato que no es menor. Hace más de un mes que titulares de gobernaciones oficialistas, incluyendo a la misma Buenos Aires, muestran intención de no quedar pegados a la caída en la imagen de Alberto Fernández, actual presidente que pretende ir por su reelección. Lo insólito, es que los dos altos  funcionarios del norte argentino han demostrado hasta ahora absoluto apoyo al mandatario que está enfrentado en un interna feroz con su Vice, Cristina Kirchner, jefa política del Frente de Todos.

La Constitución tucumana establece en su artículo 43 -inciso 5-, que el gobernador “podrá convocar a elecciones simultáneamente con las elecciones nacionales si lo considera conveniente”, aunque en el apartado siguiente indica que “la elección de autoridades se efectuará dos meses antes de la conclusión del mandato de las autoridades en ejercicio, salvo lo dispuesto en el caso previsto en el inciso anterior”.

Hace dos años un fallo de la Justicia provincial declaró la inconstitucionalidad del artículo 43 -inciso 6-de la Constitución local y así había eliminado cualquier tipo de plazo para la convocatoria a los comicios, por considerar que los convencionales constituyentes que redactaron el texto se extralimitaron en ese punto.

De acuerdo a lo establecido por el Código Nacional Electoral, las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) se deben realizar en el segundo domingo de agosto, mientras que las generales deben llevarse a cabo el cuarto domingo de octubre. Esto significa que las urnas estarán dispuestas para el 13 de agosto y el 22 de octubre -del año próximo- para que se realicen el comicios presidenciales. Llegado el caso de que sea necesario un ballotage, tendrá que ejecutarse “dentro de los 30 días” posteriores a las generales.

Juan Pablo Peralta, periodista acreditado permanente en Casa Rosada y el Parlamento nacional argentino para FM Concierto 105.5

Artículos Relacionados

Volver al botón superior