ActualidadCasa Rosada

En medio de la crisis económica que Massa no logra calmar, Fernández vuelve a convocar a empresarios y sindicalistas para sellar un acuerdo

Otra vez el presidente Alberto Fernández convocó a empresarios y sindicalistas con la intención de negociar un acuerdo de precios y salarios que dure 60 días. La decisión se hizo pública en un acto en Lomas de Zamora, donde se inauguró un mercado alimentario. Junto a él estuvieron el intendente con goce de licencia de ese partico y que ahora es el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, el nuevo secretario de Comercio, Matías Tombolini, y el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

Lo que dijo el principal funcionario de Casa Rosada, recordó a lo que aseguró a mediado de marzo pasado, cuando prometió que se iniciaba una guerra contra la inflación. Dichos que quedaron en la nada y fueron la previa a lo que se vendría: la dimisión del ex ministro de Economía, Martín Guzmán, la salida de su sucesora, Silvina Batakis a los 24 días y la llegada del presidente de la Cámara de Diputados con un súper ministerio que sigue con complicaciones en la macro y microeconomía.

Se había anunciado la presencia de recientemente asumido ministro de Economía, Sergio Massa, pero finalmente decidió desistir con la excusa de que debía monitorear el canje lanzado por el Gobierno de títulos públicos en pesos. Sin embargo se supo que el funcionario prefirió evitar situaciones complejas como la que vivió en la provincia de Santa Fe, donde fue repudiado por habitantes y comerciantes de la zona donde se inauguraba un tramo del ferrocarril en Cañada de Gómez.

El jefe de Estado señaló que “ayer hablábamos con Sergio y los dos estábamos de acuerdo en una idea: en el transcurso de esta semana vamos a convocar a empresarios y sindicalistas de la Argentina a una mesa para marcar una hoja de ruta para alinear precios y salarios por 60 días para que los argentinos dejen de padecer la inestabilidad que hoy viven en materia de precios”, adelantó en su discurso.

Asimismo el mandatario aseguró que el Poder Ejecutivo está dispuesto a “poner orden” en la estructura de precios. “No es posible que un mismo producto tenga distinto valor en un negocio y en otro que está a dos cuadras”, añadió y expresó: “Contaba Axel (Kicillof, quien lo antecedió en la palabra) que eso pasa con una lata de pintura; eso se llama especulación, hay alguien que está ganando lo que no le corresponde, pero mucho más grave es cuando pasa con la comida”, sentenció.

Fernández apuntó además que hay muchos que intentan ocultar los logros de su gobierno y recordó que durante el último año de gobierno de Mauricio Macri, la Argentina acumuló una inflación de 54 por ciento.

“Quiero que sepan cada argentino y cada argentina que la inflación es uno de los problemas que más preocupan al Presidente de la República. El Presidente de la República quiere que los salarios le ganen a la inflación y que los especuladores desaparezcan de la escena”, manifestó sobre sí mismo en tercera persona. “Queremos volver a poner en orden los precios y adecuarlos al ingreso de la gente”, expresó Alberto Fernández antes de destacar este emprendimiento en el Conurbano de la PBA.

“No queremos que (los empresarios) no ganen plata, sino que ganen lo justo y dejen ganar a otros. Por eso tenemos que desarrollar mercados como este, donde los trabajadores de la tierra vienen directamente con su producción”, remarcó el titular del Poder Ejecutivo, y espetó: “Nosotros estamos dispuestos a poner orden, no es posible que un mismo producto tenga distinto valor en un negocio y en otro que está a dos cuadras. No hay una lógica del manejo de precios”, cerró.

Juan Pablo Peralta, periodista acreditado permanente en Casa Rosada en Casa Rosada y el Parlamento nacional argentino para FM Concierto 105.5

Artículos Relacionados

Volver al botón superior