ActualidadCasa Rosada

El ajuste de Massa en 2023 va dirigido a Energía, Transporte, universidades y las provincias

El denominado gasto público sumó una contracción del 15,8 por ciento -en términos reales- entre julio y agosto. Esto según datos relevados por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). El ajuste de las gestiones al frente Silvina Batakis y Sergio Massa, en el Ministerio de Economía es contraria a la dinámica expansiva del primer semestre. En ese período, las erogaciones primarias aumentaron un 12,5 puntos por encima de la inflación general.

Esa baja intenta acomodar las cuentas públicas para cumplir con la meta fiscal que se acordó con el Fondo Monetario Internacional o acercarla lo más posible al 2,5% de déficit primario. Para la OPC, el déficit primario en base al devengado, creció 32,1% real entre enero y agosto, incluyendo el ajuste de los últimos dos meses. Esto debido a las políticas expansivas de la segunda mitad de 2021. Por su parte el déficit financiero, sumando el pago de intereses de deuda, se incrementó un 19,5% al año.

En el período que va de julio a agosto, los principales recortes se hicieron en materia subsidios energéticos (-53,3% anual, descontada la inflación), la inversión real directa (-31%), y transferencias de capital por (-17,6%). La OPC, destaca que la mayoría de las partidas de gasto tiene grandes caídas durante el pasado mes de agosto, y los gastos corrientes bajaron un 19,3%, descontando la inflación, y los recursos cayeron 9,1% real.

Las bajas interanuales más significativas fueron las de las asignaciones familiares y AUH (-14,2%), las jubilaciones y pensiones (-12,5%) y los subsidios energéticos (-46,8%). Por otro lado, el gasto en personal aumentó 26,6%. Los gastos de capital descendieron 30.7%, pese a que las transferencias a las provincias subieron 12,3 por ciento.

En los ocho meses de 2022, los gastos totales totalizaron $ 10,02 billones y treparon 3,4% anual en términos reales. El gasto primario subió 3,4% interanual, impulsado por jubilaciones y pensiones (2,7% real), subsidios energéticos (6,2%), pago de salarios (14,4%) y los programas sociales (13,7%).

Los recursos ($ 7,6 billones) registraron una baja del 0,9%, descontada la inflación. Si bien la recaudación tributaria aumentó 2,1% real y los recursos de la seguridad social saltaron 7,7%, los menores ingresos tuvieron que ver con el Aporte Solidario y Extraordinario, que explicó el salto en la caja del primer semestre del año pasado.

En referencia al acumulado del año, descontando siempre la inflación, los subsidios en Transporte aumentaron 17,5%, el gasto en personal, 14,4%, las transferencias a provincias, 12%, los subsidios a la energía, 6,2% y las jubilaciones, 2,7%. En cambio, en cambio las transferencia a Aerolíneas Argentinas bajaron un 17,3% y también hubo fuertes caídas en los envíos al Correo Argentino, AYSA y otras empresas estatales

El Presupuesto 2023 que se presentó en el Congreso supone bajas reales en los subsidios en Energía y Transporte, en las transferencias a provincias y familias, asó como envíos a universidades. Esto para cumplir con la meta de 1,9% del Producto Bruto Interno, intentando no afectar salarios, jubilaciones y obra pública, pensando en el año electoral que se avecina con grandes dificultades para el oficialismo, que pese a que asume una derrota, pretende que no sea catastrófica. Con la idea de posicionarse como una fuerte oposición a la administración que llegue a Balcarce 50.

Juan Pablo Peralta, periodista acreditado permanente en Casa Rosada y el Parlamento nacional argentino.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior