Salud

“Más de 500 pacientes por guardia”: la situación del Hospital del Niños ante las consultas por dengue

En el marco de la creciente epidemia de dengue que afecta a Tucumán, el doctor Luis Medina Ruiz, junto a la directora del hospital, la doctora Inés Gramajo, y su equipo de subdirectores, han tomado la iniciativa de supervisar personalmente la guardia del Hospital de Niños, para asegurar la eficiencia y calidad en la atención de los más pequeños.

Junto a un equipo compuesto por cinco médicos pediatras y nueve enfermeras, además del personal técnico, el hospital se ha preparado para enfrentar el incremento de casos febriles, muchos de los cuales son sospechosos de dengue. “En este momento hay cinco médicos pediatras de guardia, hay nueve enfermeras, además de todo el personal técnico que acompaña para hacer más eficiente la atención de los niños que llegan hasta este lugar,” expresó Medina Ruiz.

El procedimiento estándar ante estos casos incluye la reducción de la temperatura corporal mediante métodos físicos, como baños tibios, y la aplicación de paños fríos, con el objetivo de evitar que la temperatura cerebral alcance niveles peligrosos. La hidratación juega un papel crucial en el tratamiento, y en situaciones donde no se puede controlar la fiebre en casa, se insta a los padres a buscar atención médica inmediata.

El equipo médico aplica tratamientos enfocados en la hidratación y el control de la fiebre, mientras instan a la comunidad a tomar medidas preventivas contra el mosquito transmisor de la enfermedad.

Medina Ruiz también hizo un llamado a la acción para combatir la propagación del mosquito transmisor del dengue: “Es muy importante eliminar estos criaderos para que de esta manera cortemos la circulación del mosquito en esta contingencia del dengue y así lograr que disminuya la cantidad de casos”.

Por su parte, la doctora Verónica Pérez Ordoñez, jefa de la emergencia del Hospital de Niños Jesús, señaló que, “cuando llegan los pacientes lo que hacemos es tratar de bajar la temperatura, porque la consulta principal y primordial es la fiebre persistente. Es un cuadro febril persistente que se medica solamente con paracetamol. No hay otra medicación para este tipo de virus. A esto hay que ayudarlo con mucha hidratación, paños de agua fría y de agua tibia, baños en forma constante, reposo, hidratación fundamentalmente, porque si no nos hidratamos puede traer otras consecuencias. Para los pequeños, la deshidratación es más rápida, justamente porque el 90% del cuerpo de un niño es agua, por lo tanto, cuando se deshidrata lo hace más rápido que un adulto. En las estadísticas que tenemos hemos  atendido más de 500 pacientes por guardia en las últimas 24hs”, finalizó.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior