ActualidadCasa Rosada

Pese al fracaso que tuvo hasta ahora, el Gobierno relanza otro plan de Precios Cuidados

Ante un esquema de remarcaciones de precios de la Canasta Básica de Alimentos que no cede, la Secretaría de Comercio Interior, que encabeza Matías Tombolini, va a presentar un nuevo plan de Precios Cuidados. Esto será el martes 11 de octubre, luego del fin de semana largo. Que cuando rija el primer día hábil posterior al vencimiento del acuerdo que todavía está vigente, únicamente en los papeles.

Las grandes empresas de alimentos y productos de consumo masivo intercambian propuestas con el Gobierno para conformar un programa que incluya unos 600 productos, que tendría primeras marcas. Las negociaciones son difíciles. Los precios de venta en góndola tendría subas mensuales del 3 o 4 por ciento. Un dato que de todos modos es preocupante.

Tombolini expresó que quiere que Precios Cuidados vuelva a su esquema que se utilizó en 2014. Con una canasta más acotada pero representativa. La primeras marcas que se reclaman desde la Secretar son las que representan las mayores ganancias de las empresas.

Vale recordar que el miércoles pasado, apenas publicados los datos de pobreza e indigencia (que dieron 17,3 millones de argentinos pobres y 4,2 indigentes), la vicepresidenta Cristina Fernández hizo la primera crítica pública a la administración económica de Sergio Massa, e hizo foco en la relación con la industria alimenticia y la falta de una “política de intervención más precisa y efectiva en el sector y, al mismo tiempo, diseñar un instrumento que refuerce la seguridad alimentaria en materia de indigencia”.

Por lo bajo, la exmandataria cuestionó que Tombolini se dedicara al valor de las figuritas para el Mundial de Qatar y que no cambiara la política en relación con la industria alimenticia. Dos grandes firmas señalaron que no recibieron ningún lineamiento sobre precios, más allá de las gestiones por la nueva versión de Precios Cuidados. Luego de los tuits de la jefa política del Frente de Todos, el funcionario pidió a supermercados y almacenes las listas de precios que enviaron la decena de grandes proveedores en el último mes, algunas con aumentos del 20 por ciento. Por ahora el funcionario rechaza controles o congelamientos. Los que si advirtió es que publicará de forma quincenal las principales variaciones registradas en supermercados, que informan a diario sus valores en góndola en Precios Claros, un programa ideado por la gestión de Cambiemos que encabezó Mauricio Macri.

El secretario de Política Económica, virtual segundo de Massa, Gabriel Rubinstein, manifestó ese miércoles en el Parlamento, que los márgenes empresarios están excepcionalmente altos y deben volver a niveles de hace cuatro o cinco años. Luego aclaró, vía Twitter, que considera que eso se debe a los desequilibrios macroeconómicos (que son responsabilidad del Estado) y no a las empresas. Algo que generó rispideces en las filas kirchneristas.

Los supermercadistas mantienen pueden informar a Comercio sobre alguna suba que se considere desmedida, pero claro, con una pauta inflacionaria de entre 7 y 8% mensual en los alimentos, las grandes cadenas ya aceptan esa dinámica en las listas que envían los proveedores. Las alimenticias y distribuidores que intermedian canalizan aumentos mayores en comercios los minoristas, donde el control estatal es de escaso o directamente inexistente.

Fuentes del sector privado coinciden en que Tombolini interviene menos que sus antecesores en la formación de los precios. Los supermercados siguen quejándose ante los aumentos que consideran elevados y reciben como sugerencia que rechacen la lista, sin intermediación de Comercio con los fabricantes para que modere los incrementos. Algo que no conforma a los comerciantes.

El presidente de la Federación de Almaceneros de Provincia de Buenos Aires, Fernando Savore dijo: “hoy estamos en un 2,5% de inflación semanal. Por ejemplo, el aceite de girasol de litro y medio, que hace un mes lo pagaban $360 y lo vendían $450, hoy les cuesta $899 y lo venden a $1.100.

Bajo esta proyección es muy difícil que Massa pueda mostrar una desaceleración de la tasa de inflación y una recuperación de los salarios reales, ya que la prioridad del tigrense parece ser la de cumplir con las metas que Martín Guzmán (ex ministro) y Alberto Fernández pactaron con el Fondo Monetario Internacional.

Juan Pablo Peralta, periodista acreditado permanente en Casa Rosada y el Parlamento nacional argentino para FM Concierto 105.5

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Volver al botón superior