ActualidadCasa Rosada

Se intensifica la batalla interna entre duros y moderados en el gobierno de LLA

La semana corta -post año nuevo- no dio descanso en materia política y económica en Casa de Gobierno. El martes los ministros volvieron a Balcarce 50 convocados por su jefe, Javier Milei, para participar de la primera reunión del Gabinete de 2024.

La prensa y comunicación de Presidencia, notificaba en un comunicado los nombres de todos los integrantes del staff de La Libertad Avanza y un invitado especial, el veterano ex senador Eduardo Menem. Sin embargo, pronto se aclaró que, en rigor de verdad, se trataba de un error de tipeo en el comunicado oficial. Quien estuvo en el cónclave fue su hijo Martín, titular de la Cámara baja.

La reminiscencia noventista parecía haber quedado en la anécdota, sin embargo, quien ocupa la estratégica procuración del Tesoro de la Nación Argentina, es nada más y nada menos, que el ex ministro de Justicia (entre otros cargo en los ’90) de Carlos Saúl Menem, Rodolfo Barra. Tampoco se puede soslayar que uno de los principales hombres de consulta del líder libertario es el mismísimo Domingo Felipe Cavallo.

Lo mismo ocurre con el actual ministro del Interior, Guillermo Francos, quien en el ’95, con el Partido Federal apoyó la candidatura presidencial del caudillo riojano para fundar luego -junto al creador de la Convertibilidad- Acción por la República, la fuerza con la que el economista intentó llevar adelante una fallida carrera política que pretendía usar como trampolín al sillón de Rivadavia, la jefatura de gobierno porteña.

Ese sector menemista intentó por estos días fomentar el diálogo con los sectores sindicales insurgentes a LLA, al igual que con los gobernadores disidentes, aunque a pesar de ello, fueron los halcones mileístas los que decidieron no fumar pipas de la paz y acometer con el DNU 70/23.

Esa rigidez llevó a “Los Gordos” cegetistas (no todos) a celebrar que el fuero laboral aceptara el amparo contra las iniciativas en referencia al trabajo del decreto, y a mantener el paro del próximo 24 de enero con movilización a la Plaza Congreso.

Más tarde se agregaría el recurso de la CTA, que fue recibido con el mismo ímpetu en los despachos oficiales. Unos insisten en apelar, apelar y apelar. Otros prefieren la mesa de negociaciones en el parlamento. Esa diferencia todavía no se ha zanjado. Definitivamente será el correr de las semanas el que determine la estrategia, ya que los tiempos apremian y la necesidad de definiciones es imperiosa.

En Balcarce 50 saben muy bien que el tiempo de gracia que permite culpar a los antecesores, por más malos administradores que hayan sido, es muy limitado en esta coyuntura. Las presiones por dar muestras de leves mejoras en el bolsillo, llevaron al presidente Milei a achicar a 15 años la posibilidad de empezar a encaminar las cosas.

Ocurre que en las galerías rosadas no falta el liberal libertario que en off asegura: “Hace faltan cosas que den señales concretas en la economía cotidiana, al menos en el primer semestre del año, sino le hacemos el caldo gordo a los que se fueron dejando esta bomba”. A las pocas horas se supo que habría un nuevo programa en cuotas para incentivar el consumo, nos referimos al viejo y conocido Ahora 12, tan criticado por las huestes que hoy administran el fisco.

Mientras se suscitaban protestas por despidos en diversas áreas de la administración pública (tal el caso del ministerio de Economía y el CCK) el vocero presidencial, Manuel Adorni, se encargó de decir en conferencia de prensa que no se trataba de bajas sino de la “no renovación de contratos” sellados en el 2023. En la mismísima Casa Rosada hubo varios trabajadores que fueron anoticiados que ya no pertenecían a la plantilla laboral. Una decisión que está produciendo zozobra en diversos ámbitos estatales. Por eso ATE adelanta las protestas para el 15 del corriente mes.

Como un clásico de las disputas endógenas en toda gestión, en pocas horas se instaló la posible salida del ministro Francos del Ministerio del Interior. El radio pasillo se potenció con el correr de los días mientras él mismo desmentía las movidas mostrándose en contacto con jefes de estados provinciales y municipales, para, por ejemplo, abrir una puerta de negociación por el tema pesquero en la zona costera de la provincia de Buenos Aires y la Patagonia.

Por su parte, el portavoz Adorni insistió en sus ruedas de prensa con denunciar los privilegios de lo que denominó “casta empresarial y sindical”. En ese contexto, P&M lo consultó con respecto al agobio que está sintiendo la ciudadanía con la imparable suba de precios en todos los rubros de la economía, además del temor a perder el trabajo, tanto en el sector público como en el privado.

El funcionario aseguró que Milei y su equipo son conscientes de esto, pero las facturas hay que pagarlas y aseveró que se está tratando de evitar una catástrofe peor.

La cuestión financiera y la coparticipación siguen siendo tema central en las visitas de los gobernadores a la sede del Poder Ejecutivo. De hecho, el jueves ingresó por explanada el puntano Claudio Poggi, que tiene graves problemas en San Luis, y en el Palacio de Hacienda se vio entrar a Jorge Macri, el alcalde de la CABA que retornó al reclamo de fondos que Alberto Fernández le quitó a su antecesor, Horacio Rodríguez Larreta.

Desde las oficinas de Economía afirmaron que la audiencia la solicitó el propio intendente. “Hay afinidad entre ellos, pronto el tema se va a resolver”, garantizó una fuente de Yrigoyen 250.

Lo que se esperaba para el jueves se corrió para el lunes. Se trata de las  reuniones con los representantes del FMI. Los equipos técnicos llegaron el viernes y trabajarán todo el fin de semana, el titular de Economía, Luis Caputo y el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, se verán con Luis Cobeddu Ashvin Ahuja, recién el lunes.

Más allá de la renegociación que puedan alcanzar con el fin de destrabar partidas para abonar vencimientos, en la city porteña no dejaba de sonar la palabra “megacanje” en el atardecer previo al fin de semana. Una palabra que hace ruido en los operadores financieros.

El viernes, Javier Milei apareció por sorpresa en Casa Rosada. Su equipo de comunicación afirmaba que se había ido hasta la localidad de Benavídez a buscar cosas personales porque en los próximos días se mudaría a la Residencia de Olivos. Pareciera que el famoso tema de los caniles y las mascotas presidenciales, una suerte de cuestión de “Estado” en estos momentos, se estaría resolviendo. Veremos..

En el ocaso veraniego rioplatense, Milei se montó en un vuelo hacia Río Gallegos (Santa Cruz). El viaje consiste en tratar de llegar -si el clima lo permite- a las famosas bases Marambio y Esperanza con el objetivo de un estudio de impacto medioambiental, según detallaron desde el entorno presidencial. Con él va la canciller, Diana Mondino, el ministro de Defensa, Luis Petri y su par de Interior, Guillermo Francos, junto a la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei.

Lo que infieren “libertarios” -que en realidad son viejos lobos de la guardia peronista- es que en política no se puede pecar de ingenuo con los caciques cegetistas, los gobernadores feudales, y menos aún con los jóvenes viejos del kirchnerismo residual, que saben que la batalla cultural está atada al estómago.

Un legado, que afirman, les dejó el General y un viejo radical que llegó a ministro de Economía cuando Raúl Alfonsín ya soportaba la agonía del despoder. “Les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo”, dijo Juan Carlos Pugliese, poco antes de un final que el mileísmo repudia, pero que en estas circunstancias no puede obviar.

Juan Pablo Peralta, periodista acreditado permanente en Casa Rosada y el Parlamento de la República Argentina para FM Concierto 105.5

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior