Actualidad

“¡Váyanse ustedes, que tienen hijos!”: Oscar Poltronieri, el héroe que enfrentó a más de 600 ingleses en Malvinas

“Váyanse ustedes, que tienen hijos. Yo me quedo” gritó Oscar Ismael Poltronieri mientras disparaba contra más de 600 ingleses desde el Monte Dos Hermanas en las Islas Malvinas.

Gracias a su valor, más de 150 soldados argentinos salvaron sus vidas. Su corta edad (19 años) y su escasa formación intelectual (era analfabeto) no le impidieron convertirse en uno de los héroes militares más importantes de la historia argentina.

Oriundo de la localidad bonaerense de Mercedes, pasó dos meses soportando los dolores de la guerra y viviendo en las peores condiciones.

“Poltro”, como le decían sus compañeros, formó parte del 6º Regimiento de Infantería Mecanizado, y el área que le fue asignada fue la zona del monte Dos Hermanas, ubicado al oeste de Puerto Argentino, en la isla Soledad. Allí le habían asignado una ametralladora con la que salvó a sus compatriotas.

Vivir en esa trinchera no fue nada fácil. “La comida no llegaba porque el terreno era intransitable y los camiones del Ejército no podían pasar. Tampoco teníamos agua, por lo que tuvimos que sobrevivir con un charco para lavarnos y otro para consumir”, comentó el ex combatiente en una entrevista con Crónica.
El 11 de junio de 1982 Poltronieri se convirtió en héroe arriesgando su propia vida para salvar a sus compañeros de batalla. Un grupo de 600 ingleses atacaron el 4º y 7º Regimiento de Infantería, y luego avanzaron hacia el 6º.

Ante la superioridad numérica, el coronel Augusto Esteban Vilgré Lamadrid les ordenó a sus combatientes que se retiraran pero no pudo hacer nada ante la tenacidad de “Poltro”.

Sabiendo que era probable que todos terminaran muertos ante el ataque inglés, el soldado decidió quedarse solo y atacar mientras sus compañeros se retiraban en busca de refugio.
“Váyanse ustedes, que tienen hijos. Yo me quedo” decía y repetía “váyanse todos, carajo. Yo me quedo y los cubro. Ustedes tienen algo por lo que volver”.
Disparó durante horas. Retrocedía cinco metros, disparaba y volvía a retroceder otros diez, de esa forma paraba el ataque inglés. “De esta forma pensaban que era toda una compañía atacando y no avanzaban”, explicó Poltronieri.

Al reunirse con sus compañeros, muchos no podían creer que el mercedino haya seguido con vida luego de salvarlos. “Cuando me vieron no lo podían creer: me habían dado por muerto. Allí me enteré de que se habían rendido a las diez de la mañana. Y recién como a las tres de la tarde nosotros habíamos dejado de combatir. Cuando vimos la bandera blanca colgada en el mástil, la mayoría nos largamos a llorar”, relató Poltronieri a Radio Mitre.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior