Policiales

Estafa a la tucumana: primero inventan una amiga virtual y luego amenazan con una falsa causa judicial por abuso

La estrategia no es nueva, pero si aparece perfeccionada. Se trata de una modalidad de estafa en la que delincuentes usan las redes sociales para captar víctimas a las que engañan por partida doble.

Todo comienza cuando un hombre recibe una solicitud de amistad de una joven en Facebook, pero se trata de un perfil falso. Se hacen pasar por jóvenes y utilizan fotos conseguidas en Google. Al aceptarla, la supuesta mujer comienza a dialogar con la víctima.

Luego de varias conversaciones, cuando logran que el apuntado para el engaño entre en confianza, su falsa amiga virtual le propone realizar un intercambio de fotografías de ambos desnudos.

Si la víctima envía la imagen, ya cayó en la red. Poco después un hombre se comunica con él diciéndole que lo va a denunciar por abuso deshonesto por enviarle fotos suyas sin ropa a su hija que es menor de edad y que padece de un retraso madurativo, condición que agravaría su situación procesal.

Como casi siempre el engañado busca una salida, el supuesto padre de la adolescente le propone una alternativa para detener el proceso penal. Esta es una de las herramientas del nuevo código. En caso de aceptar, le informa que un profesional se comunicará con él.

En este punto del proceso, los estafadores remiten a su afligido interlocutor un acta falsa de actuación policial y una foto también fraguada de un allanamiento que nunca ocurrió, en la que se muestra un celular secuestrado.

Luego un hombre, que se hace pasar por defensor oficial designado por fiscales del Centro Judicial Capital, le explica las alternativas para cerrar el caso antes de que sea judicializado, detallando cuáles son las pretensiones económicas del padre de la joven.

Si el sujeto acepta, y casi siempre sucede eso, le envían una clave bancaria única (CBU) para que le transfiera el dinero que acordó pagar.
Una vez que el damnificado realiza la operación, la estafa se cierra con el bloqueo en las redes sociales y en el celular, que fueron los medios utilizados para realizar los acuerdos.
Según revelaron los investigadores que siguen los pasos de los tucumanos involucrados en las estafas, habría muchos damnificados, la mayoría de los cuales evitaron hacer denuncias para esquivar conflictos familiares.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior